Fashion

UNA APUESTA AL COLOR

#2DSC_0045-W

Con la primavera ya en casa y el verano al asecho no quedan excusas para resistirse al encanto que tiene el color. Y es que si algo perdí al llegar a Madrid fue la pizca de temor que me quedaba hacia él y su combinación con los diferentes patrones que abundan tanto en los textiles como en cada rincón de la ciudad.

Por eso quise enmarcar este look dentro de uno de los espacios más pintorescos y alternativos con los que me he topado: “El campo de la Cebada”. Esta especie de parque de madera y concreto, es el sitio favorito de encuentro de la mayoría de chicos que suelen rondar el barrio de “La Latina” -oficialmente mi segundo barrio favorito hasta los momentos- uno de los más populares de acá.

#1DSC_0028-W

Tuve la suerte de contar con un muy buen colega y amigo frente al lente: Rocco Parra. Quien me hizo olvidarme por completo de mi chip de fotógrafo y me ayudó a sumergirme nuevamente en mi faceta de bloggero de moda (a la que debo confesar que poco a poco le estoy agarrando el gusto) captando a la perfección la vibra que quería transmitir con el outfit y el espacio.

#3DSC_0018-W

Rocco hasta me prestó sus lentes de sol para entrar más fácil en personaje J

 

Porque vamos a estar claros, al momento de vestirnos, el 99,99% de las veces lo hacemos pensando a dónde vamos o con quién nos vamos a ver (no nos engañemos). Así que en este caso, era un poco absurdo de mi parte no atreverme a subir el volumen un poco y darle la vuelta a mi guardarropa teniendo claro cuál iba a ser el destino de mi contrastada vestimenta.

Quise apostar por un estilo casual-urbano dándole un twist a mi camiseta estampada al meterla debajo del pantalón –cosa que solo acostumbrábamos a hacer cuando íbamos al colegio, lo sé- y que al segmentarla con el cinturón, inmediatamente le da un poco más de garbo a todo el look.

#5DSC_0068-W

Fíjense que, al contrario de lo que suelen decir muchos estilistas, al “cortar” la figura de esta manera no necesariamente nos restamos altura. En mi caso, yo opto por compensar este potencial desequilibrio arremangando el ruedo del pantalón un par de centímetros más arriba del tobillo. De esta forma reestablecemos el balance deseado para nuestro cuerpo (no importa si mides 1.72 como yo).

#6DSC_0091-W

Este tip también es súper útil para ahorrar el dinero que te gastas en costureras –o en favores a tu madre- y además te permite lucir mejor el calzado.

Pero lo que realmente siempre le otorga funcionalidad al look es la tercera pieza. En este caso yo opté por un abrigo azul marino colgado a los hombros, ya que, además de protegerme de esas corrientes inesperadas de brisa fría –las madres venezolanas la resumirían como sereno- al usarlo de esa manera no se pierde por completo la camiseta y el outfit se ve más armado.

Finalmente, lo que para mí realmente le resta informalidad a toda la indumentaria expuesta son los zapatos. Porque al momento en el que el sol alcanza su máximo esplendor y tengamos que deshacernos del abrigo o la chaqueta, son ellos los que nos mantendrán anclados a ese aire casual que nos da la ciudad. Y en mi humilde opinión, los tipo “blucher” dan justo en el punto intermedio entre formal y sport.

#8DSC_0035-W

Fotos: Rocco Parra (@heyrocco)

Camiseta: @hm

Abrigo: @topman

Chino: @hm

Cinturón: Vintage

Zapatos: @zara

 








Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *