Estilo de vida, Fashion

Mi propio mundo

_DSC3760-W
Maite no quería que le pusiera orejas de conejo X’D

@degoista | Siempre he sido susceptible a esta extraña tentación de crear mi propio mundo y arrastrar a todo lo que pueda dentro de él.

La tendencia comenzó desde muy pequeño, cuando hacia dibujos y proyectaba mis más inocentes e inocuas pasiones en ellos. (Las mujeres siempre han sido mis musas, por ejemplo)

Unos cuantos años después, en la adolescencia, aprendí a construir una burbuja, mejor dicho, una especie de refugio mental que -aunque seguía sosteniéndose por mis aficiones- la mayoría del tiempo buscaba hacerle frente a todo el bullying que un chico afeminado, amante de las artes, en extremo expresivo, debilucho y -vamos a admitirlo- un poco pánfilo, estaba destinado a soportar.

 Poco después, en la universidad, cuando las hormonas se asentaron, los gustos definieron sus bordes y las destrezas se afilaron, dicha tendencia fugitiva-mental se moldeó en una especie de coraza súper resistente que en ese momento, más allá se servir de trinchera, comenzaba a vislumbrar un nuevo propósito.

_DSC3815-C
Ella también es de huidas, pero más arriesgada (sí, así sin casco y de espaldas al camino)

 Sin embargo, no fue sino a mitad de los veinte cuando comprendí cómo conectar aquellos universos en mi cabeza, que hasta ahora solo había podido plasmar en mi trabajo y tenían sentido solo para mí, con las personas que me rodeaban. Entendí que en la fotografía, el cine y eventualmente en la moda, hallaría una forma de filtrar mis pasiones.

 Pero fue hace dos años cuando finalmente todo hizo “click” para mí. Me di cuenta que -en términos artísticos- no bastaba con volverte tu propia tarjeta de presentación, sino que es necesario siempre dejar la puerta abierta al aporte y visión de otros.

_DSC3877-W
Ella tan Yin y yo tan Yang

 Así que me atreví a abrir el portal y empezar a transferir e intercambiar elementos de mi mundo a este y de este a mi mundo. Y, ¿les confieso algo? Desde ese momento soy mucho más feliz. Y no solo mi trabajo se ha visto beneficiado, mi espíritu también: porque aprendí a alimentarlos.

_DSC3807-W
Versión gráfica de la frase: “Tú lo que quieres es que te coma el tigre” XD

 Estoy seguro que por eso es que el universo ha hecho que me topara con Maite (soy_yogi). Y que me provocara de la forma más genuina -como ese antojo que me da por churros con chocolate- pedirle que me acompañara en mi wall scouting habitual de cada semana.

 Estaba ansioso por saber cómo sería, qué me atrevería a hacer, de qué forma lo que yo hago podría ayudarla en su discurso visual y de qué manera ella podría contribuir en mi búsqueda y dieta espiritual.

_DSC3837-C
Demostrando nuestros talentos “ocultos” jajajajaja

 Creo que todo el sueño que les comenté el viernes pasado en la foto de Instagram, fue producto de un acumulado de experiencias -sumada la de Maite por su puesto- que poco a poco están dando forma a algo que nunca había imaginado.

 No sé si llegue algún día a grabar algo similar al “Chasing Walls” que soñé. Lo que sí estoy seguro es que quiero seguir conociendo seres que aman tanto lo que hacen como yo y que aunque no hablemos el mismo idioma o tengamos las mismas costumbres, seamos capaces de reconocer el valor que tiene el otro y -lo más importante- hallar la forma de enriquecerlo aún más.

_DSC3849-W

 Sé que me he extendido más de la cuenta en este post, pero creo que al ser uno de los primeros del año, era necesario que les mostrara y hablara de aquella cosa que serán un pilar para mí en este 2017: ¡tender un puente entre mi mundo y el suyo!

_DSC3768-W
Ella es de goma, definitivamente.

 Si estás leyendo esto y tienes un proyecto en mente o una colaboración en desarrollo que te gustaría sacarle provecho, ¡hazlo!. Coméntame acá o por Instagram o escríbele a esa persona que crees que podría aportarle algo a lo que haces. 

¡Vamos! Es hora de atrevernos. Hace un mes Maite y yo éramos completos extraños. Un email, dos tartas, un chocolate caliente, tres meetings y montón de mensajes y carcajadas después ¡y ya! Somos buenos amigos y socios.

_DSC3860-W
PLAYGROUND 🙂

 Este mundo digital no tiene por qué separarnos si sabemos cómo llevarlo a la realidad. Tu Matrix, puede ser la matrix de muchos más si te lo propones. Y tu realidad, cada vez más va a parecerse a aquello que sueñas. Solo tienes que aprender a mirar y reconocer aquellas cosas de ti en los otros y viceversa. Sean tangibles o no, ¡todas cuentan!

Fotografías: Gianfranco La Vecchia

Chaleco plumas: Bershka

Botas: Pull& Bear

Gafas de sol: Xylvester Madrid

Peto/Overall: H&M

Sudadera: Primark

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *